¿Qué es nacer del agua y del espíritu?


4. El señor Jhong escribe: "Entonces todos los hombres tienen que nacer de nuevo. Tenemos que nacer de nuevo a través de nuestra confianza, ser redimidos y ser justos. Sólo después podemos entrar en el Reino eterno de Dios. La Biblia dice: “De cierto te digo, que el que no nace de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.” (Juan 3, 5). “El nacer de nuevo de agua y del Espíritu” es la única manera en que podemos entrar en el Reino de Dios. Entonces, ¿qué es este ‘agua’ y ‘el Espíritu’ que nos permiten nacer de nuevo? El ‘agua’ en la Biblia es ‘el bautismo de Jesús’."

Respuesta

Antes de definir bíblicamente lo que es el nuevo nacimiento, consideremos lo siguiente. Uno de los pasajes favoritos del Sr. Jong es Juan 3:5, donde Jesús le dice a Nicodemo: “De cierto, de cierto os digo que el que no nace del agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de los cielos.”

Ellos enseñan que la palabra “agua” se refiere al bautismo en agua que, por lo tanto, hay que confiar en el bautismo y a la vez en el sacrificio de Jesucristo. O sea, algo parecido a los judaizantes de los tiempos de Pablo que decían: “Si no os circuncidáis no podéis ser salvos”.

¿Cuál es el significado de la palabra “agua” en este pasaje? Para entenderlo, es necesario comprar este pasaje con pasajes paralelos donde esta palabra se utiliza con el mismo sentido.

La palabra "agua" se utiliza como símbolo del poder regenerador del Espíritu, al igual que la palabra "viento", del v. 8. Tanto "agua", como "viento" se utilizan tanto para simbolizar las actividades regeneradoras del Espíritu Santo, como para significar el poder regenerador de la Palabra escrita, y no se refiere al bautismo en agua que es un acto externo y símbolo de ese acto interno del Espíritu.

A nadie se le ocurriría decir que tenemos que “nacer del viento”. Sin embargo, si utilizamos la “hermenéutica” y “exégesis” del Sr. Jong, podríamos hacer toda una teología con la palabra “viento” y hacerlo imprescindible para la salvación.

Jesús se estaba refiriéndose a la regeneración. Él estaba puntualizando  la necesidad de los dos elementos imprescindibles para producir ese cambio interno en la vida del hombre: la Palabra, simbolizada por el agua, y el Espíritu simbolizado por el viento; ambos, conteniendo toda la capacidad transformadora. Espíritu y Palabra siempre obran juntos, por lo que en ninguna circunstancia se le puede atribuir al símbolo el poder que se le atribuye a aquello que simboliza.

Analicemos algunos versículos paralelos:

Tito 3:15:  “Nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu, el cual derramó abundantemente, por Jesucristo, nuestro Salvador”.

La regeneración es producida por el Espíritu y es la que “lava”, y el Espíritu el que renueva. Lavamiento y renovación son obras inherentes al Espíritu Santo.

1o. “Lavamiento de la regeneración”. Pablo tiene en mente los diferentes tipos de lavatorios purificadores que tenían los judíos en la antigüedad, y no precisamente al bautismo de Juan. Versiones antiguas traducen: “”el lavacro del agua por la palabra”. Él toma como símbolo ese acto, y enseña que la regeneración es el acto que nos purifica, pero no externamente, sino internamente. Para entender el sentido de la frase, vamos a utilizar una frase casera: “La ropa limpia fue lavada por el lavarropas”. Es el lavarropas el que produce el lavado y, por supuesto, la limpieza es el producto de esa acción. Es la regeneración la que produce el lavamiento, y el lavamiento es producto de esa acción. La limpieza en mi alma muerta en delitos y pecados es producto de la acción regeneradora de la Palabra y el Espíritu.

De igual forma entendemos la segunda cláusula: “por la renovación del Espíritu”. La renovación es el resultado de la acción del Espíritu. Obra que está simbolizada por el “agua” y el “viento” de Juan 3:3,4.

2o. Efesios 5:26. “Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la Iglesia, y se entregó a si mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una Iglesia gloriosa que no tuviera mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuera santa y sin mancha”.

Este pasaje tiene el mismo tenor y contiene el mismo pensamiento de Tito 3:15: el poder transformador y regenerador de la Palabra encarnada (Cristo) y la Palabra escrita (la Biblia). En Tito se pone énfasis en uno de los dos medios de la regeneración: El Espíritu; y en Efesios 5:26, al poder regenerador de la Palabra. Estas dos ideas están conjugadas en las palabras de Jesús a Nicodemo.

La Palabra se convierte en el ente transformador, purificador y regenerador, simbolizado por los lavamientos judaicos y no por el bautismo en agua. El bautismo es un símbolo objetivo de una obra subjetiva producida por el Espíritu y la Palabra en el corazón del hombre.

Si aplicásemos el método interpretativo del Sr. Jong, aquí no es el bautismo el que salvaría, sino los diferentes lavatorios judíos, lo cual es algo completamente descabellado.

3o. 1 Pedro 1:22,23: “Al obedecer a la verdad, mediante el Espíritu, habéis purificado vuestras almas para el amor fraternal no fingido. Amaos unos a los otros entrañablemente, de corazón puro, pues habéis renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la Palabra de Dios, que vive y permanece para siempre.”

Este pasaje de Pedro, nos revela la unidad de pensamiento apostólico relativo a los agentes regeneradores implementados por Dios, para producir la regeneración o nuevo nacimiento predicada y enseñado por Jesucristo.

Primer agente: “mediante el Espíritu, habéis purificado vuestras almas…” Fíjese NO dice: “Mediante el bautismo, habéis purificado vuestras almas”.

Segundo agente: “…habéis renacido… por la Palabra de Dios…” NO dice “Por el bautismo en agua habéis nacido”.

Son estos dos elementos o agentes a los cuales se refiere Jesús cuando enseña sobre la necesidad de ”nacer de nuevo del agua y del Espíritu”.

El adjudicarle poder transformador al bautismo en agua es menoscabar, aminorar, desacreditar y atentar contra el sacrificio todo eficiente y poderoso de Jesucristo en la Cruz.

Es el Espíritu Santo, aplicando con efectividad poderosa la Palabra predicada, el que es capaz de producir esos cambios internos dentro del hombre. Para nada se menciona el bautismo como agente transformador.

La enseñanza del Sr. Jong es una aberración teológica. La Biblia es clara y explícita Solo cuando se tuerce el sentido de la Palabra es que se producen estos desafueros que, lamentablemente, hacen eco en gentes incautas e ignorantes de la verdad revelada.

La Biblia resume este acto del nuevo nacimiento con una frase, que se repite constantemente y que se constituye en la fuente de toda la gracia: somos “Nacidos de Dios”. (Sant. 1:18; 1 Juan 3:9; 4:7; 5:1; 5:4; 5:18) NO DEL NI POR EL BAUTISMO EN AGUA.

Conclusión: Con el propósito de enseñarle al Sr. Jong el verdadero concepto de lo que es nacer de nuevo, le diremos que nuevo nacimiento es un acto netamente divino y sobrenatural producido por el Espíritu Santo (no por el bautismo), que transforma la naturaleza pecaminosa del hombre y le da una nueva naturaleza, una naturaleza santa. Para esto, aplica la Palabra y la sangre de Jesucristo. La Palabra que, como el espejo, nos hace ver la suciedad de nuestro pecado; la sangre que “limpia de todo pecado”.

La frase nuevo nacimiento es una frase metafórica y descriptiva de la nueva vida que tenemos en Cristo y como es natural nuestra salvación. Es la expresión metafórica de ese aspecto de la salvación llamada regeneración. O sea que la obra regeneradora el Espíritu está representada metafóricamente como un “nuevo nacimiento”.

“Morir con Cristo”, “estar crucificado con Cristo”, “ser resucitado con Cristo”, “ser plantado con Cristo”, “entrar por la puerta”, “ser bautizados en el bautismo de Cristo”, “comer la carne de Cristo y beber su sangre”, etc, etc, no son mas que expresiones simbólicas cuyos significados tienen que ver con nuestra salvación, pero no son los productores de la salvación.

Comentario complementario del pastor y misionero Amaro Rodríguez, pastor y misionero en Islas Canarias.

"Primero: Título: ¿BAUTISMO SALVADOR O SACRIFICIO REDENTOR? Perfecto. Sería suficiente explicar bien esos dos términos y listo. Yo no perdería más tiempo. La enseñanza bibliocéntrica del pueblo de Dios es que el bautismo en agua tiene carácter simbólico y testimonial. Pero la salvación es única y puramente POR FE. Es la oportunidad del creyente para confesar públicamente que pertenece a Jesucristo y que ya lo ha recibido por fe. El creyente se bautiza no PARA ser creyente, sino PORQUE es creyente. La Gran Comisión de Marcos 16:16 dice..."El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, (aunque se bautice, en sana Hermenéutica), será condenado". Y digo "aunque se bautice" , porque si el bautismo en agua otorgara la salvación, no sería condenado. Y desde luego, la afirmación categórica "el que no creyere, será condenado", excluye al Bautismo en agua como requisito para la salvación.

"Segundo: Si este señor Jong enseña que la palabra "agua" de Juan 3:5 se refiere al Bautismo en agua y que por lo tanto hay que confiar en él, además del sacrificio de Cristo, para obtener la salvación, está haciendo una hermenéutica (con minúscula) torcida, retorcida y absolutamente arbitraria. Aplicar al "agua" del Bautismo efectos espirituales constituye un disparate, rayano en la simonía, un error teológico y adoptar la misma postura e interpretación de la teología sacramentaria del catolicismo romano, que afirma que los sacramentos son signos visibles que otorgan lo que significan y son necesarios para la salvación.

"Tercero: El señor Jong parece empeñarse en forzar el sentido del texto bíblico, haciendo decir a la Biblia lo que él quiere que diga. La aplicación de las leyes hermenéuticas para la correcta interpretación, asegura la doctrina ortodoxa y evita el error. Siempre que sea posible y lo dicte el sentido común, debe prevalecer la interpretación literal. Por otra parte, dar un significado material e interpretar literalmente una palabra, frase o pasaje simbólico o figurado es totalmente incorrecto y equivocado. La misma palabra en diferente contexto, puede tener una connotación o significado distinto, aunque nunca contradictorio. El agua en los pasajes que mencionas es símbolo del Espíritu Santo, pero en el diálogo de Jesús con la samaritana, Juan 4, es símbolo de la salvación.

"Cuarto: La salvación puede considerarse como regeneración o nuevo nacimiento, justificación y santificación. En todo caso, el Gran Santificador y el que aplica los méritos de Cristo al creyente es el Espíritu Santo, previo arrepentimiento del pecador y fe en el sacrificio de la Cruz. Estos conceptos son básicos e irrenunciables en la sana Teología Cristiana.

Vale.

Muchas bendiciones y un abrazo:
Amaro".

Luis E. Llanes. Ministerio Luz y Verdad. Puerto Madryn, Chubut, Rep. Argentina. Editado por Alba Llanes (EDICI: Rancho Cucamonga, California, EE.UU).

0 comentarios:

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

Archivo del blog

Acerca de...

Luz y Verdad es un ministerio transdenominacional de enseñanza bíblica y teológica, dirigido particularmente a las iglesias locales, con el objetivo de edificar a sus miembros y preparar a sus líderes.

El ministerio fue fundado a fines de la década del 90, por el pastor y misionero cubano Luis Enrique Llanes Serantes, su actual director. A lo largo de todos estos años, el pastor Llanes ha llevado las Conferencias y Seminarios Luz y Verdad a decenas de iglesias, en Argentina, particularmente en la región patagónica.

Además de las conferencias, talleres y seminarios, el Ministerio cuenta con el Curso Ministerial Básico para Líderes, un sistema de estudios bíblicos, teológicos y ministeriales, en tres niveles, y el Curso Alfa para nuevos convertidos. Los materiales de estudio usados en ellos, han sido escritos por el propio pastor Llanes, y son de distribución gratuita.

Luz y Verdad cuenta con presencia en Internet, a través de una red de blogs, en los que aparecen escritos y recursos de edificación para los creyentes en general, y los líderes cristianos en particular.

El trabajo de edición corre a cargo de la hermana Alba Llanes, hija del pastor Llanes, la cual está radicada en California, Estados Unidos, y ha llevado hasta allí el ministerio Luz y Verdad. La hermana Alba también aporta al ministerio, con sus escritos, sus conferencias, talleres y seminarios, así como con sus publicaciones personales por Internet.

Además de que el pastor Llanes es ministro ordenado de la Unión de las Asambleas de Dios, de Argentina, el Ministerio Luz Internacional y Verdad está avalado por COPLEM, el Consejo Pastoral de la ciudad de Puerto Madryn, provincia del Chubut, lugar donde tiene su sede actual. Luz y Verdad mantiene la postura doctrinal propia de las Asambleas de Dios, en lo que atañe a los conceptos doctrinales fundamentales.

Acerca de...

¿QUÉ ES EDICI?

EDICIONES CRISTIANAS INDEPENDIENTES es el servicio de publicación y edición, del Ministerio Internacional Luz y Verdad, dirigido a ministerios cristianos e iglesias locales.

El propósito: ofrecer colaboración y ayuda eficaz, seria y responsable, en materia de redacción y edición de material cristiano, ya sea páginas de Internet, revistas, periódicos, boletines, libros, etc., garantizando una excelente presentación en materia gramatical y estilística.

¿QUÉ SERVICIOS OFRECE EDICI?

REDACCIÓN: Escritura y reescritura de diferentes tipos de textos para revistas, periódicos, libros, web sites, proyectos editoriales, etc. Preparación de ayudas visuales, diagramas, presentaciones dePower Point, etc.

EDICIÓN: Transcripción y entrada de datos. Lectura crítica de manuscritos y evaluación de contenidos. Corrección gramatical y estilística de los escritos.

INVESTIGACIÓN: Investigación bibliográfica para proyectos editoriales, preparación demonografías, manuales didácticos, cursos bíblicos, etc.

EDICI se encarga de la gradual edición de la Red de Blogs Luz y Verdad, que integra blogs del pastor Luis E. Llanes (Puerto Madryn, Argentina), del pastor Samuel González (Chicago, EE.UU.), y de la hermana Alba Llanes (Los Ángeles, EE.UU).

También colabora con los siguientes hermanos y ministerios, al editar y administrar sus blogs:

Ministerio Cristianos en Acción, de Barranquilla, Colombia.
Ministerio Armados de la Verdad, de Cienfuegos, Cuba.
Reflexiones Cristianas Interesantes, un blog de Osmany Cruz Ferrer, España.

PARA MAYOR INFORMACIÓN:
alballanes@hotmail.com

Dos libros del Pastor Luis Llanes


Haga "click" sobre los banners.