¿Guardar el sábado?


Hay ciertos grupos religiosos que enseñan que los cristianos tenemos que guardar el sábado, si es que queremos salvarnos, ¿qué puede decirse al respecto?


Para responder a esta pregunta, es necesario analizar el asunto desde dos perspectivas: pcomo parte de la Ley de Moisés, y de una forma independiente a ésta.


Primero, como parte de la Ley de Moisés.


El sábado, como mandamiento para ser guardado, fue abolido o anulado, junto con toda la reglamentación del culto mosaico y demás mandamientos. Para esto podemos citar los siguientes pasajes bíblicos:


Efesios 2:14-16: “Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno (la Iglesia) derribando la pared intermedia de separación, aboliendo en su carne la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz...”


Romanos 10:4: “Porque el fin de la ley es Cristo para justicia a todo aquél que cree”.


2 Corintios 3:12-13: “Así que teniendo tal esperanza, usamos de mucha franqueza; y no como Moisés, que ponía un velo sobre su rostro para que los hijos de Israel no fijaran la vista sobre el fin de aquello que había de ser abolido...”


Colosenses 2:13-14: “Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos vuestros pecados anulando el acta de todos los decreto que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz... por tanto nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, lunas nuevas o días de reposo, todo lo cual es sobra de lo que había de venir; pero el cuerpo es de Cristo...”


Las palabras "abolir" y "anular" quieren decir “dejar sin efecto legal”. Esto nos enseña, que el sábado, como parte de una ley anulada o abolida, ya no tiene ningún efecto legal sobre nosotros, o sea, no estamos atado legalmente a un mandamiento de una ley abolida.


Segundo,  analizando el asunto de una forma independiente.


Hay pasajes en la Biblia donde se nos enseña que el creyente no esta obligado a guardar el sábado: Colosenses 2:16; Romanos 14; Mateo 12:1-8.


En la epístola a los Hebreos se nos enseña que Dios estipuló un día para oír su voz, ese día es “Hoy” (Heb. 3:7 y 13); estableció un día para la salvación: “Hoy” (3:15); determinó un día para entrar el verdadero reposo: “Hoy” (4:3-7).


Para el pueblo de Dios queda un reposo al cual se entra “Hoy” y se permanece en el “Hoy”. Ese reposo, al cual ya hemos entrado desde el día que nos convertimos que fue, es y será: “Hoy”. Ese reposo en el cual estamos, se llama Jesucristo: “Venid a mi todos los que estáis trabajados y cargados que yo os haré descansar” , “Hallaréis descanso para vuestra alma” (Mateo 11:28). Este descanso o reposo es diario, permanente, eterno en Cristo Jesús.


Tercero, como principio espiritual.


La Iglesia primitiva acostumbraba a reunirse cada primer día de la semana (domingo) como día de reposo espiritual y físico para dedicarse a la búsqueda y servicio de Dios. Una vez que somos capaces de hacerlo, vamos a encontrar en ese acto una sensación de paz y felicidad que no la encontramos en ninguna otra actividad que realicemos ese día.


La Iglesia primitiva se reunía el primer día de la semana con los siguientes propósitos:


1o. Celebrar y recordar la resurrección de Jesús, que fue realizada el primer día de la semana. La apariciones de Jesús, después de su resurrección, fueron realizadas siempre el primer día de la semana (Mateo 28:1; Marc. 16:2; Luc. 24:1 y 13; Juan 20:6). En ese primer día de la semana, y en sus apariciones, Jesús les enseñó las Escrituras.


2o. Celebrar el nacimiento de la Iglesia. El día de Pentecostés fue el primer día de la semana (domingo) (Lev. 23:15-16 con Hech. 2:1). Esto estaba tipificado proféticamente en la fiesta de Pentecostés que se celebraba al primer día de la semana.


3o. Los cristianos de la Iglesia Primitiva acostumbraban a reunirse como Iglesia los primeros días de la semana (domingos) para:


a) Celebrar la resurrección de Jesucristo.
b) Recoger ofrendas (1 Cor. 16:2).
c) Para participar de la cena del Señor y enseñar (Hechos 20:6-12).



4o. Pero la proyección espiritual más profunda la tenemos cuando consideramos a Jesucristo como el antitipo del sabath o descanso judío (Mat. 11:28-30), y la entrada al Evangelio de la gracia como cumplimiento amplio y verdadero descanso espiritual y permanente que los hijos de Dios experimentan cuando vienen buscando y encontrando en Jesús el reposo que sus almas necesitan (Heb. 4:6.12).


5o. El sábado de nuestro calendario no tiene nada que ver con el “sabath” judío. Nuestro calendario tiene una influencia altamente pagana. Cada mes del año fue consagrado a algún dios romano o a algún emperador endiosado. Cada día de la semana fue dedicado y entregado, igualmente a un dios romano: Lunes a la luna, Martes a Marte, Miércoles a Mercurio, Jueves a Júpiter, Sábado a Saturno, y el domingo al Sol.


Con esto quiero decir que elegir el sábado de nuestro calendario romano para guardarlo, es elegir el día dedicado a Saturno, por lo cual no es a Jehová a quien se honra, sino al dios Saturno.


6o. Algunos alegan que el domingo, como día dedicado al Señor, fue una iniciativa del emperador Constantino por alrededor del año 300 D.C. Sin embargo, esto no tiene apoyo histórico, pues lo que hizo Constantino fue legalizar, dentro del Impero, la práctica que la Iglesia cristiana venía realizando desde sus orígenes.


Bajo esta premisa equivocada, tendríamos que llegar a la conclusión, también, de que el cristianismo fue una religión instituida por el Emperador, pues él fue quien la legalizó dentro del Imperio. Sin embargo, harto sabido es, y la historia así avala esto, que la Iglesia, desde sus orígenes dedicó el primer día de la semana para la dedicarlo a la adoración al Jesucristo resucitado. Esto está demostrado por toda la literatura cristiana del primer y segundo siglo. Por lo tanto, apoyar otra idea es mostrar la más crasa ignorancia de la historia de la Iglesia.


Llanes, Luis E. Ministerio Luz y Verdad, Puerto Madryn, Chubut, Rep. Argentina. Editado por Alba Llanes, (EDICI, Rancho Cucamonga, California, USA).


0 comentarios:

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

Archivo del blog

Acerca de...

Luz y Verdad es un ministerio transdenominacional de enseñanza bíblica y teológica, dirigido particularmente a las iglesias locales, con el objetivo de edificar a sus miembros y preparar a sus líderes.

El ministerio fue fundado a fines de la década del 90, por el pastor y misionero cubano Luis Enrique Llanes Serantes, su actual director. A lo largo de todos estos años, el pastor Llanes ha llevado las Conferencias y Seminarios Luz y Verdad a decenas de iglesias, en Argentina, particularmente en la región patagónica.

Además de las conferencias, talleres y seminarios, el Ministerio cuenta con el Curso Ministerial Básico para Líderes, un sistema de estudios bíblicos, teológicos y ministeriales, en tres niveles, y el Curso Alfa para nuevos convertidos. Los materiales de estudio usados en ellos, han sido escritos por el propio pastor Llanes, y son de distribución gratuita.

Luz y Verdad cuenta con presencia en Internet, a través de una red de blogs, en los que aparecen escritos y recursos de edificación para los creyentes en general, y los líderes cristianos en particular.

El trabajo de edición corre a cargo de la hermana Alba Llanes, hija del pastor Llanes, la cual está radicada en California, Estados Unidos, y ha llevado hasta allí el ministerio Luz y Verdad. La hermana Alba también aporta al ministerio, con sus escritos, sus conferencias, talleres y seminarios, así como con sus publicaciones personales por Internet.

Además de que el pastor Llanes es ministro ordenado de la Unión de las Asambleas de Dios, de Argentina, el Ministerio Luz Internacional y Verdad está avalado por COPLEM, el Consejo Pastoral de la ciudad de Puerto Madryn, provincia del Chubut, lugar donde tiene su sede actual. Luz y Verdad mantiene la postura doctrinal propia de las Asambleas de Dios, en lo que atañe a los conceptos doctrinales fundamentales.

Acerca de...

¿QUÉ ES EDICI?

EDICIONES CRISTIANAS INDEPENDIENTES es el servicio de publicación y edición, del Ministerio Internacional Luz y Verdad, dirigido a ministerios cristianos e iglesias locales.

El propósito: ofrecer colaboración y ayuda eficaz, seria y responsable, en materia de redacción y edición de material cristiano, ya sea páginas de Internet, revistas, periódicos, boletines, libros, etc., garantizando una excelente presentación en materia gramatical y estilística.

¿QUÉ SERVICIOS OFRECE EDICI?

REDACCIÓN: Escritura y reescritura de diferentes tipos de textos para revistas, periódicos, libros, web sites, proyectos editoriales, etc. Preparación de ayudas visuales, diagramas, presentaciones dePower Point, etc.

EDICIÓN: Transcripción y entrada de datos. Lectura crítica de manuscritos y evaluación de contenidos. Corrección gramatical y estilística de los escritos.

INVESTIGACIÓN: Investigación bibliográfica para proyectos editoriales, preparación demonografías, manuales didácticos, cursos bíblicos, etc.

EDICI se encarga de la gradual edición de la Red de Blogs Luz y Verdad, que integra blogs del pastor Luis E. Llanes (Puerto Madryn, Argentina), del pastor Samuel González (Chicago, EE.UU.), y de la hermana Alba Llanes (Los Ángeles, EE.UU).

También colabora con los siguientes hermanos y ministerios, al editar y administrar sus blogs:

Ministerio Cristianos en Acción, de Barranquilla, Colombia.
Ministerio Armados de la Verdad, de Cienfuegos, Cuba.
Reflexiones Cristianas Interesantes, un blog de Osmany Cruz Ferrer, España.

PARA MAYOR INFORMACIÓN:
alballanes@hotmail.com

Dos libros del Pastor Luis Llanes


Haga "click" sobre los banners.